La inundación del 95

La inundación del 95

El próximo domingo se conmemorará el 24 aniversario de aquel fatídico 20 de octubre de 1995, ese día parecía en Misantla un día como cualquier otro, la gente realizaba con normalidad sus actividades diarias, los estudiantes en la escuela, los comerciantes atendiendo sus locales, amas de casa inmersas en su labores, niños jugando, gente caminando por su calles, nada se presagiaba de lo que vendría.


Sin embargo una pertinaz lluvia empezó a caer alrededor del mediodía en la zona aquel 20 de octubre, nadie le prestó atención ya que la consideraban como una más de la temporada.


Pero ya después de 4 o 5 horas de lluvia, las cosas empezaron a preocupar, mucha gente no se enteró que el día 18 de ese octubre, un frente frio se había formado en Estados Unidos que interactuó con un llamado remanente de humedad que provocaron intensas lluvias en toda la región, con ello vino la tragedia.


Misantla no olvidará ese día cuando cerca de 20 Colonias se vieron sumamente afectadas, 200 casas con graves daños y miles de habitantes danmificados, casi la tercera parte de la ciudad se vio inundada, se llenó de lodo y todo lo que las turbulentas aguas arrastraban, enormes destrozos, especialmente en los Barrios del Zotuco, Nacaquinia, calles como la Obregón, la Carranza, el Callejón de las Gachupinas, parte de la Morelos, la Carranza, la Xalapa, la Comonfort, escuelas como la Secundaria Federal “Ignacio Mejía” la Primaria Manlio F. Altamirano, el CBTyS No. 67 sufrieron graves daños en su infraestructura.


El Huracán “Roxana” había irrumpido en Misantla, se dijo que eran sus remanentes pero que mucho daño causaron a una ciudad que había visto los efectos del Ciclón Janet allá por el año de 1955, gente mayor externa que lo vivido en octubre del 95 fue peor.
Para la población misanteca, ese fatídico 20 de octubre sería una fecha que nunca olvidará, la inundación y daños colaterales se habían hecho presente, rompió con la calma de la población.


Mucha gente debe recordar con tristeza lo que vio, ya que el amanecer del día 21 de octubre, en muchos lugares de Misantla, había destrucción, desolación , tristeza, gente que únicamente se quedó con lo que tenía puesto, habían perdido casa y enseres, sus animales, afortunadamente no hubo pérdidas de vidas a pesar de la magnitud de la destrucción.

https://www.youtube.com/watch?v=CqsOarRRp0A


Antes de ocurrir la tragedia, muchas personas escuchaban los rumores de que el arroyo Pailte se había desbordado, que las aguas del Río Misantla venían con una furia inusitada, que el río amenazaba con salirse por la “Purísima” arrasando con todo, el temor y rumores empezaron a cundir en la población especialmente en las zonas y calles que ya mencionamos, se veía gente correr con desespaeración por doquier hasta que llegó lo peor.


Conforme el tiempo fue avanzando y cuando la destrucción fue inminente, empezaron a verse casas con sus paredes rotas, el nivel del agua cubrió muchas partes, posteriormente calles como la Morelos, la Aquiles Serdán y otras más eran verdaderos ríos de lodo que arrastraron vehículos, animales y todo tipo de cosas, la población observaba incrédula lo acontecido.


Pero no solo en Misantla había graves problemas, comunidades aledañas como Paso Blanco, también sufrieron el embate de aquel “frente frío”, había causado daños muy severos, casas destruidas, muchos damnificados, infinidad de gente no quería abandonar sus propiedades, un instinto natural finalmente lo primero era salvar la vida, eso prevaleció aquel día.

https://www.youtube.com/watch?v=CqsOarRRp0A


Fue un aciaga fecha en que familias misantecas vivieron momentos de terror, era muy desesperante no saber nada de sus familiares y contemplar como la furia de la naturaleza destruía en momentos todo aquello que se había logrado consolidar en toda una vida de trabajo, se vivieron momentos de verdadero terror.


Eran tiempos en que Misantla era gobernado por el Dr. Carlos Carballal Valero y el estado de Veracruz por Patricio Chirinos Calero, quienes hicieron humanamente todo lo posible para recuperar la calma y apoyar a la población.


Se debe reconocer la gran ayuda que muchas comunidades del municipio de Misantla brindaron a la población, brigadas de personas llegaban diariamente para apoyar a las familias a limpiar sus casas, una tarea que se recuerda con mucho gratitud, la solidaridad se hizo presente, fueron días incesantes, de mucho trabajo para que Misantla pudiese poco a poco ir recobrando la quebrantada normalidad y aspecto.


La población se volcó para apoyar a las personas danmificadas, así vimos estudiantes, maestros, gente del pueblo, del campo, instituciones, autoridades cooperando con las labores de limpieza, sacando lodo de las casas, un gran ejercito del pueblo para ayudar a los afectados.


Al igual muchos paisanos que radicaban fuera de Misantla, hicieron una excelente labor humanitaria a través de diferentes medios, recolectaron víveres, ropas, enseres que hicieron llegar a la población, una excelente labor que mucho se valora, sus campañas dieron resultados, el apoyó fluyó para el pueblo.


Muchas personas tardaron meses para poder recuperarse de esa contingencia natural, quedó perfectamente claro el poder de la naturaleza, algo que siempre ha tenido presente el pueblo, una enseñanza del poderío del agua que nos hace reflexionar sobre la fuerza de un río como el Misantla, que en época de sequía es un indefenso hilo de agua pero llegadas las lluvias se torna en una corriente de agua sumamente peligrosa, que arrastra todo a su paso, algo que bien sabemos los misantecos.


Misantla tardó para recuperarse de la tragedia pero dejó una gran lección solidaria, de amor al prójimo, gente que no se conocía pero que estuvieron prestos a brindar invaluable ayuda.

Publicación original para el periódico El Chiltepin del 18/Octubre/2019

Alfonso Meza y Carmona

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.