UNA NUEVA CAMPANA MAYOR.

UNA NUEVA CAMPANA MAYOR.

Autor: Ángel Miguel Cuevas y Pérez, Cronista de la Ciudad de Mizantla.Publicado el 7 de mayo de 2016.

El transcurso del tiempo hace que todo lo existente tenga un desgaste físico, es como la vida de todo ser viviente.

Me enfocaré en esta ocasión, y queriendo regresar el tiempo al año de 1966, Mizantla recibía con júbilo a un hombre, de fe llamado Juan Núñez Fuentes originario de Guadalajara Jalisco, trayendo la encomienda del Obispo de la Diócesis de Papantla Monseñor Alfonso María Sánchez Tinoco, para hacerse cargo de la Parroquia de Mizantla, con su carisma supo ganarse pronto la simpatía de sus feligreses, su paso por esta Ciudad fue corto ya que el 31 de octubre de 1969 tuvo que emigrar de este lugar para seguir con su misión pastoral en otras tierras, sin embargo en el corto tiempo de su permanencia y preocupado por las afectaciones de humedad del edificio parroquial que ahora estaba bajo su encomienda convocó al pueblo a trabajar en conjunto respondiendo la feligresía a este llamado haciendo rifas de diversas índole, donativos, maratones radiofónicos en fin toda una serie de actividades para recaudar dinero para las reparaciones pertinentes al inmueble, entre ellas el mantenimiento a las escalinatas de la torre, el agrietamiento de las bóvedas, pintura etc.

En el año de 1966 se fundió una nueva campana para la Parroquia de la Asunción.

 En lo religioso fomentar la fe a la Virgen María en su advocación de su Asunción en su fiesta patronal a través de las peregrinaciones.

En esas labores de mantenimiento se lograron fundir al parecer tres campanas una grande para la parroquia y dos chicas para algunas capillas de unas congregaciones aprovechando el bronce de las campanas viejas existentes, en aquella ocasión la fundición se efectuaron en el lugar a donde hoy se encuentra una sala de reuniones con material de una campana adquirida en el año de 1889.

Proceso de la fundición de la campana de la Parroquia de la Asunción.

Hoy a 48 años de distancia se ha anunciado a través de su vocero oficial párroco en turno Sr. José María Cruz Hernández, joven y con mirada progresista una nueva etapa de conservación del edificio, impermeabilizando sus bóvedas y muros con una solución de cal natural y otros materiales convertidos en una mezcla que la protegerá de la humedad.

Como todos sabemos que por La antigüedad del edificio debe de estar en constante mantenimiento para hacerlo funcional, comenzando dichos trabajos con la fundición de la campana mayor que lleva grabado el nombre de la virgen María en el ministerio de su gloriosa Asunción, lleva dos relieves, un Cristo y la imagen de la Patrona de la parroquia además de la fecha de su fundición.

El pasado día 3 de mayo la antigua campana mayor repicó por última vez para llamar a la Santa Misa en la que se bendecirían las cruces que serian colocadas en los pozos de Zotuco y Nacaquinia, después de concluido el oficio religioso una enorme grúa industrial bajaría la campana deteriorada por una cuarteadura y que durante 48 largos años repicara llamando a las celebraciones eucarísticas para las fiestas patronales, visitas de prelados religiosos, para las primeras comuniones, confirmaciones y bodas de los feligreses así como el triste doblar para despedir algún cristiano que ha partido del mundo de los vivos, pero también la escuchamos en algunas ocasiones sonar la noche del 15 de septiembre para recordar la arenga del Padre Miguel Hidalgo en el aquel entonces pueblo de Dolores en Guanajuato, campana que se había fundido con el bronce de su anterior además con nuevo material, nos toco observar como la gente se desprendía de sus cadenas, anillos aretes e inclusive monedas de oro y plata arrojándolas a la solución metálica y ver como se diluían en forma instantánea. Hoy esa misma nuevamente va ser fundida para dar paso a su sucesora que la llevará a desarrollar la misma función, nuevamente me toco observar como las personas adultas, jóvenes y niños arrojaban al horno dichas alhajas y monedas antiguas de plata y objetos de oro y finalmente se echaron 200 kilos de estaño que le dará sonoridad y brillantes a la nueva campana.

Momentos que quedrán para historia de la Parroquia de la Asución de Mizantla.

Como estaba programado, la tarde del cinco de mayo desde las 16 horas se prendió el horno con los trozos de la antigua campana adentro para iniciar la fundición de la nueva pieza y fue a las 20:10 horas cuando el metal incandescente a través de un pequeño canal se vaciaba hasta donde estaba enterrado el molde donde se fundiría la nueva campana ante la mirada de los feligreses ahí reunida en el atrio de esta parroquia bajo la responsabilidad de artesanos hidalguenses de la antigua fundidora de San Andrés de Tizapan, bajo la dirección del señor José Vera García, con un costo de 230 mil pesos, con la bendición apostólica de Monseñor Rafael Palma Capetillo al momento en que empezaría a escurrir el metal, el Sr. Párroco José María Cruz indicó que la campana permanecerá enterrada durante dos días para su enfriamiento, posteriormente será desenterrada para su pulimiento y estar expuesta a la mirada de los feligreses hasta el día 13 de mayo en la festividad de la Virgen de Fátima, después recibirá la bendición por el señor Obispo José Trinidad Zapata Ortiz, VIII Obispo de la Diócesis de Papantla para ser colocada nuevamente en el lugar ex profeso de la torre.

La campana mayor es imprescindible en toda Parroquia.

Un nuevo acontecimiento histórico para este templo antiguo, mudo testigo de tantos hechos sucedidos en este pueblo, fiel centinela, cual faro de luz y unión de todos quienes habitamos en este lugar.

El Lic. Ángel Miguel Cuevas  Pérez es Cronista de la ciudad de Mizantla, un estudioso de la historia de la ciudad y de la  región.

Fotos tomadas de la pagina del Cronista de la ciudad.

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.