MISANTLA, DECRETO QUE LA HACE SER CIUDAD. 

MISANTLA, DECRETO QUE LA HACE SER CIUDAD. 

  • Decreto emitido el 5 de septiembre de 1910.
  • Par conmemorar los 100 años de la Independencia.

Era el año de 1910, en el mes de septiembre del día 5, los estertores de la revolución mexicana se escuchaban en todo el país, movimiento armado que dio principio el 20 de noviembre de ese año, el pueblo mexicano anhelaba un cambio.

En Misantla en ese entonces que era una apacible ciudad,  provinciana donde la tranquilidad era el común denominador, el viajero hondureño Porfirio  Hernández, describe la vida de Misantla en aquellos años posteriores en su libro  “Veredas, Cumbres y Barrancas” editado en 1947.

Escena frente al actual Mercado. Foto: Misantla Antiguo.

Ahora ha cesado la lluvia y Misantla parece una ciudad muerta, bajo la luz de los focos eléctricos. Es de noche.  Ahora  cantan mejor las fuentes brotantes. Y mi alma es también una fuente brotante, dice Nietzsche, el loco sublime, reaccionario y anticristiano.

El parque está  animado y en los postes se  ven banderolas de colores. Se inicia la vuelta de molino de noria que tanto caracteriza a nuestras pequeñas ciudades. Una Banda rústica toca  sones nacionales. A las 11, el gentío se ha apiñado frente al Palacio Municipal  en donde aparece el alcalde, que lee con voz indecisa el acta de Independencia. Nos llama la atención  ciertas declaraciones muy conocidas de  esta acta: “El Congreso de Anáhuac  legítimamente instalado en la ciudad de Chilpancingo  de la América Septentrional, por las provincias de ella, declara solemnemente del señor Dios, arbitro moderador y autor de la sociedad que nos da y los quita según los designios inescrutables de su El Providencia…Y luego  “que no profesa ni reconoce otra religión, más que la católica, ni permitirá ni tolerara…” ¡Reaccionarios! Exclamo yo para mí.  ¿Qué dirían los señores representantes de la Cámara si oyeran esto en un pueblo de Veracruz?

Era el Jefe Político de Misantla en ese año el Ing. Francisco Canovas y Pasquel cuando gestionó ante la H. Legislatura y ante el C. Gobernador del Estado Teodoro A. Dehesa  que a la entonces Villa de Misantla se le otorgará la categoría de ciudad ya que reunía los requisitos y condiciones necesarias para tal fin, lo cual se aprobó el 5  de septiembre de 1910, efectos que tuvo efecto el 15 de mismo mes de septiembre, fecha en la que se celebraba la Independencia Nacional, un significativo hecho que era parte de la celebración por los 100 años de ser un país libre y soberano.

Así fue como Misantla alcanzó la categoría de la ciudad, un hecho histórico que debemos conocer.

Fotos: Crédito a quien corresponda.

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.