LOS ARCOS BIENVENIDA.

LOS ARCOS BIENVENIDA.

Ángel Miguel Cuevas y Pérez

Cronista de la Ciudad.

Era mediados del año 2006, cuando el Sr Víctor Domínguez Hernández, en aquel entonces Alcalde de Mizantla llego a mi domicilio acompañado de algunos colaboradores de su administración, entre ellos el escultor Gaudencio Hernández Rodríguez que se encargaría de elaborar los motivos alegóricos de la obra y me comento que le interesaba construir a la entrada de la Ciudad unos Arcos de bienvenida como había observado en algunos lugares y que a la vez le daría aparte de la importancia que tiene nuestra tierra una interesante información de lo que es Mizantla a través de algunos símbolos ahí plasmados, para conocimiento de las personas que nos visitan, para esto le comenté que ya había existido en los años 30 del siglo pasado la intención de construir esos Arcos de bienvenida una propuesta que hizo en aquel entonces el Sr. Sotero Peña que era Regidor del Ayuntamiento pero el Cabildo de aquel entonces no lo aprobó, de haberse construido en aquel tiempo estuviera ubicado entre lo que es hoy el Centro de Salud y- lo que fue_ el Club de Leones, porque ahí comenzaba la población y también territorialmente iniciaba el fundo legal de Mizantla.

Aspectos de la simbología del Arco de Bienvendida a Mizantla

En sí, el motivo de su visita fue el de conocer mi punto de vista como Cronista de la Ciudad e invitarme a la vez a colaborar en el diseño de los simbolismos que se colocarían en las estelas que conforman los pilares que sostienen el arco, me comento que el constructor de la obra seria el ingeniero Reynaldo Luis Calderón y el costo sería aproximadamente  de cien mil pesos, me pregunto que a mi parecer como seria el Arco, y le respondí que dependiendo de lo que se invirtiera en el o en ellos porque me dijo que serian dos uno a la entrada procediendo de Martínez de la Torre y otro de la carretera a Xalapa, le comenté que el Arco que a mí me ha gustado siempre es el de “ La puerta de Alcalá” en España, pero construir un arco como ese costaría mucho dinero y tiempo, por lo que se adoptó el proyecto realizado.

En aquella conversación, le comenté que los monumentos también son importantes porque cumplen varias funciones entre ellas: embellecer los espacios vacios en las Ciudades y también para homenajear a ciertos personajes o acontecimientos sucedidos en el lugar,  en Europa los Arcos eran construidos para celebrar algún hecho importante, triunfos de batallas, bodas reales, jubileos de reinados, ascensos al trono de algún reino etc. etc.

Los arcos de bienvenida a Mizantla, en su momento causaron cierta polémica, argumentando que eran innecesarios, que era dinero mal invertido, que están alejados de la mancha urbana etc. etc. sin embargo el Alcalde haciendo caso omiso a las opiniones de la gente que siempre está dispuesta a criticar a veces sin fundamento se construyeron y están ahí, de pie cumpliendo la función para lo cual fueron edificados, arrojando comentarios halagadores por visitantes nacionales y extranjeros y que al mismo tiempo muestran a través de sus componentes los elementos simbólicos de nuestra Ciudad.

Los Arcos de bienvenida, si hiciéramos de estos un análisis interpretativo de lo plasmado en ellos diríamos lo siguiente: están constituidos de dos fuertes columnas que significan los asentamientos de Mizantla el prehispánico y el actual, el arco la unión de las dos razas la aborigen y la hispana, en la parte central de las columnas se encuentran otras seis de manera circular con capiteles de menor espesor en cada uno de ellos sumando doce, que según el ingeniero constructor se interpretarían como los doce meses del año, los doce signos del zodiaco, el Cutuy correspondiente a la docena totonaca, desde el punto religioso cristiano los doce discípulos de Jesús, en la parte central de las columnas se encuentran doce estelas, seis en cada columna, repartidas en cada columna con lo más representativo de Mizantla su producción agropecuaria y ganadera el cultivo de maíz y café, la frutilla amarga del cachichin y la vainilla, sobresale la mazorca de maíz que nos recuerda su origen en Paxil como lo señala el Popol Vuh y que caracteriza a este lugar, se observa también la presencia de la mujer indígena y mestiza, entre ellas perpetuando a la “Chacha”(Justa García Katz) en una canción compuesta por Chucho Martínez Gil (Jesús Bojalil Gil) e interpretada magistralmente por los Hermanos Martínez Gil, se encuentran también las guitarras que simboliza el romanticismo de la música mizanteca, sin faltar nuestras dos zonas arqueológicas de Paxil e Ídolos, al igual que el pocito de Nacaquinia con su inmortal leyenda, se encuentra plasmado la danza representativa del totonacapan que son los voladores de Papantla sin olvidar las fiestas populares con su torito de fuegos pirotécnicos, coronan estos arcos los animales míticos del tigrillo y el venado que dan origen a la etimología del nombre de Mizantla, dependiendo de su origen náhuatl o totonaca, en la parte superior central del arco se encuentra la esfinge de un danzante Tocotín que representa la danza autóctona de Mizantla, en la parte inferior del danzante se encuentra el escudo de la Ciudad, en la parte central del arco y en toda la extensión las leyendas de “Bienvenidos a Mizantla”, y en el reverso la leyenda de “Qué tenga buen viaje”, estas leyendas en un principio se pensó escribirlas en latín siguiendo la costumbre de los arcos europeos, en español y en totonaco, pero es corto el espacio y las 3 leyendas ocuparían demasiado, por lo que se definió que fuera únicamente en español, el motivo de escribir Mizantla con “Z” se debió a que si estaba la simbología del tigre y el venado lo lógico era escribir Mizantla de esta manera por su raíz etimológica, en la parte inferior de las columnas o mejor dicho en las bases de ellas se encuentran los escudos del estado y de la república y en la parte interior, los años del ejercicio municipal 2005-2007. Como era de esperarse los Arcos de Bienvenida son únicos en la región y van muy a la altura de la historia de la Ciudad.

Efigie de un “tocotín” de Mizantla.

Sin lugar a dudas “Los Arcos de Bienvenida” son un monumento a los orígenes de este lugar, reflejando su historia y cultura, convirtiéndose en un atractivo más que contemplar de propios y extraños, ojala que los gobiernos posteriores cuiden de ellos y le den su mantenimiento y complementen la obra con una iluminación apropiada para que durante la noche se pueda contemplar tan significativos monumentos, además agregarle espacios de jardinería para que luzcan más atractivos, en unos años más la mancha urbana se irá acercando a ellos como hubiera sucedido con los propuestos durante los años 30. Lo importante es que están ahí como fieles centinelas indicando su proximidad a la Señorial Ciudad, el proyecto del finado Alcalde Víctor Domínguez no fue en balde, y que a pesar de las criticas en su momento, como dije al principio cumplen su función de hermosear a nuestra Ciudad. Dichos monumentos si mal no recuerdo fueron inaugurados el 20 de enero de 2007. Quedando como mudos testigos de nuestra historia contemporánea.

Agradecemos el valioso apoyo del Lic. Ángel Miguel Cuevas Pérez, Cronista de la ciudad por este magnifico trabajo de investigación.

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.