LA CIUDAD DE LAS FLORES.

LA CIUDAD DE LAS FLORES.

Este hermoso edificio que se encuentra en pleno corazón  de la ciudad de Misantla, frente al Parque Morelos, conocido como “La Ciudad de las Flores” es un  edificio emblemático, de una  sobria e imponente belleza arquitectónica, con influencias  francesas tan de moda en la época porfiriana, el edificio cuya construcción tiene más de cien años,  ha sido un mudo testigo  de muchas páginas de la historia de Misantla.

La historia de este icónico edificio se remonta hacia el año de 1859 cuando llega al poblado de Jicaltepec, Nautla el francés Jean Anglada Douse para posteriormente establecerse en El Copal, Chapachapa donde conoció a la joven señora Cecilia Pérez quien para ese entonces tenía dos hijos naturales, Juan  Carlos e Inocencia de apellido Colorado.

Jean Anglada Douse se enamoró de la joven señora viviendo con ella en unión libre, procreando dos hijos, Julio Pedro y Guadalupe, comprando en esa época dos solares el 4 y el 5  en Misantla ubicados en pleno centro del pueblo uno era propiedad del Sr. Julio Trubell siendo  así adquiridos por el señor Jean Anglada Douse el 10 de abril de 1897 en la cantidad de $900.00 pesos y el otro de la Sra. Piedad Ortega Viuda de Troubell quien  lo vendió el 24 de noviembre de 1987.

Ciudad de las Flores 1970
Créditos a quien correspondan.

El señor Anglada tenía la idea de construir un Hotel que llevaría el nombre de Colorado en honor de su hijastros que funcionaría en pleno centro de Misantla, frente al actual  Parque Morelos pero por diversas  circunstancias no logró su propósito sin embargo en dicho lugar se instaló un Mesón, así se puede ver en su actual construcción en la esquina de las calles Galván y 5 de mayo funcionando pocos años.

 Poco después doña Cecilia llegó a Misantla para atenderse de  una enfermedad pero murió el 18 de enero de 1908 siendo sepultada en el Panteón de la ciudad donde se encuentran sus restos venerados en un panteón muy singular y apreciado.

 Posteriormente  el  edificio quedó en manos de Juan Carlos Colorado quien antes de morir en la ciudad de Oaxaca, vendió la propiedad de “La Ciudad de las Flores” a un adinerado comerciante llamado Isauro Luna del que se sabe tuvo tres hijos, Guillermo, Baldomero y Blanca de los cuales corrieron leyendas urbanas y otras más  como aquello de que el edificio se construyó en base a un libro de construcciones de estilo europeo y de que en  su edificación, un albañil encontró una olla llena de monedas de oro  partiendo de Misantla por obvias razones.

Ya en la década de los 50s el hermoso edificio fue comprado por Don Celestino Ortiz, fundador del clan Ortiz-Denetro,  al señor Isauro Luna por la cantidad de 50 mil pesos oro, dinero que para reunirlo en las condiciones que impuso el señor Luna ocurrieron diversas situaciones que finalmente fueron remontadas.

En la actualidad este icónico edificio, quizá el más representativo de la ciudad de Misantla, es propiedad de un hijo del señor Celestino Ortiz,siempre preocupado por su mantenimiento y sabedor del valor artístico, cultural e histórico que posee.

En este histórico edificio ha sido utilizado como vivienda, diversos locales comerciales, varios negocios y en la década de los70s, su patio sirvió como terminal de una línea camionera.

El edificio de “La  Ciudad de las Flores” se alza majestuoso en pleno corazón de Misantla, toda una joya arquitectónica .

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *