HISTORIA DE MISANTLA:ROXANA

HISTORIA DE MISANTLA:ROXANA

Fue un 20 de octubre de 1995, era un día viernes  la población misanteca nunca va olvidar esta fecha ya que ese día ocurrió una de las desgracias recientes  de la que se tenga memoria, había empezado a llover  cerca de las 14:00 horas. Fue una tromba la  que afectó casi la tercera parte de la ciudad de Misantla.

El Roxana anunciaba ya su inminente llegada a lo que se conjugaría el Río Misantla un caudal de agua de  respuesta rápida que se desbordó cerca de la “Purísima” afectando severamente la población.

Así lucía el emblemático Pocito de Nacaquinia durante la Tromba

Las turbulentas aguas del Río Misantla ese  fatídico viernes, arrastraron a su paso automóviles, cerdos, vacas, artículos del hogar, destrozó casas en las calles Obregón, Morelos el Zotuco y  otras zonas de la ciudad como en el   Callejón de las Gachupinas donde  causó severos daños  al igual que en la Congregación de Plan de la Vieja entre otras y en la Colonia Pedregal, fecha en que la naturaleza nos dio una lección que nunca se olvidaría.

Niños, mujeres, hombres, todos volcaron su apoyo para limpiar las calles de Misantla

Muchos comercios misantecos sufrieron daños considerables, algunos con pérdidas totales, el sábado 21 de octubre de 1995, Misantlla había cambiado para siempre, lo que se veía era algo que poco se había visto, los daños eran cuantiosos.

Gobernaba el estado el Lic. Patricio Chirinos Calero  y el municipio de Misantla el Dr. Carlos Carballal Valero a quienes les tocó hacer frente a ese fenómeno natural que devastó parte de la ciudad,

.

Ambos funcionarios de inmediato formaron una  Comisión   Estatal -Municipal para afrontar el grave problema y que se abocara a resolver la problemática de ayuda humanitaria en el renglón de limpieza, rescate, vialidad, vivienda, comida, agua, etc.

Severos daños causó “Roxana” en la calle Obregón de Misantla.

Fueron días de incesante trabajo donde se vio la participación solidaria de mucha gente que apoyó a los damnificados, fueron días en que se observó a mucha gente de Congregaciones y de la propia ciudad con sus herramientas apoyar a las personas que lo habían perdido casi todo, con sus casas llenas de lodo y  de todo tipo de desechos, ver aquellas imágenes era impactante.

Los esfuerzos se unieron formando una Coordinación de Operación donde participaron Protección Civil Estatal y el Sistema Municipal de Protección Civil que debe decirse funcionó muy  bien.

Aquel aciago día la población misanteca demostró la solidaridad de un pueblo y se volcó para ayudar a sus semejantes, muchos paisanos que vivían en otras partes, se mostraron solidarios, se organizaron para enviar toda clase de apoyos que en mucho beneficiaron a los afectados.

Los  barrios del Zotuco y Nacaquinia parecían zona de guerra, ese  día  se escribieron historias de valor, de solidaridad entre sus habitantes, surgieron héroes que apoyaron a la población, decíamos que las calles de esos barrios tradicionales prácticamente habían desaparecido, la naturaleza acabó con sus hogares pero nunca con las esperanzas y el ánimo para salir adelante.

Durante la contingencia vimos personajes, la respuesta de funcionarios como la Dra. Edith Rodríguez Romero, funcionaria estatal por cierto misanteca, el Dr. Carlos Carballal Valero, presidente municipal de Misantla, Rubén Darío Solano Mendiola, Valentín Hernández Hernández; Hugo Argüelles (+), Dr. Jorge López Herrera; C. Camilo Mujica Meza (+); Jaíme Sánchez Galindo (ITSM); Ing. Carlos Yossio Nakase (ITSM); Óscar Ruiz Menier; Dr. Ignacio Reyes (ISSSTE); Julio Armando Espinoza Barrios (+)  (Ex presidente municipal) ; C. David Prince Santamaria (+); C. Juana Tejeda Torres (+) y muchos personajes y gente del pueblo más que escapan a nuestra memoria y que prestaron un gran servicio al pueblo de Misantla.

Muchas organizaciones se aprestaron para apoyar al pueblo misanteco, CTM, CNOP, SNTE,  esta última organización se hizo presente, haciéndose solidario con los trabajadores de la educación afectados mismos que se volcaron a través de  sus Delegaciones Sindicales a prestar ayuda a los compañeros afectados, asimismo se vio la participación de instituciones educativas locales y organizaciones de Misantla.

Misantecos radicados fuera, apoyaron a los damnificados.

Una fecha que no se olvida, en la que se puso de manifiesto la solidaridad con la población afectada. Fueron días de intenso trabajo y a poco más de 25 años, recordamos aquella tragedia y valoramos  la unión y el esfuerzo de mucha gente anónima que contribuyó a que mucha gente recuperara lafe y la esperanza.

Una lección que nunca olvidaremos.

Fotos y fuente Bibliográfica: “Testimonios del 20 de octubre de 1995”  libro de Arturo Sánchez y Gándara. Editado por ASODIREMI A.C.

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.