CHILE DE BOLA

CHILE DE BOLA

Dr. Vicente Mota Orduña  (misanteco)

“Cuando llego a Misantla

se olfatean varios olores,

de su famosa comida

que es un festín de sabores,

 haciendo de las delicias

de oriundos y visitadores,

que paladean de su cocina

con los platillos mejores.”

En términos coloquiales, en la ciudad de  Misantla existen una infinita cantidad de  “chiles” que hacen extenso el recetario de comidas sabrosas; tantos, que podemos decir que hay chiles para todos los moles y existe uno para todos los guisos.

Chile seco, utilizado para elaborar chile de bola en Misantla: Foto facebook

Hay chiles de todos tamaños, colores y sabores, y expertos en su preparación hay tantos como “chiles” en el pueblo. En cada hogar vive una persona que conoce los secretos para cocinar los distintos platillos típicos para hacer las delicias de las familias misantecas.

El “chile de bola” es un suculento alimento que se degusta desde hace muchos años en el pueblo, y se busca con afán -cada vez que se visita el pueblo- por quienes hemos nacido en esta tierra bendita de Dios y nos encontramos en otras tierras.

“El chile de bola suculento platillo, típico  de Misantla, Veracruz elaborado a base de pipián, alimento muy degustado por propios y extraños, comerlo con una tortilla de comal recién salida, esponjadita, es toda una delicia, son pequeñas bolitas que se hacen con la masa obtenida del pipián en el metate, toda una delicia culinaria”

El chile de bola “embarrada con una tortilla de comal. Foto. Facebook

Se ofrece a los visitantes, para presumir nuestra gastronomía, y se ostenta como uno de los platillos tradicionales más suculentos, desafortunadamente ya no se consume por los habitantes con la cotidianeidad que se quisiera por cuestiones obvias ($$); sin embargo, el preciado alimento  hecho a base de pipián, sal y chile seco, sigue estando entre las preferidas de propios y extraños

El “chile de bola” es único en el mundo, o no conozco ningún otro lugar en donde se prepare. Sólo en Misantla y la región se puede disfrutar de un rico taco de ese chile aceitoso de color rojo, y que despide un olor que al entrar por nuestro olfato, despierta el apetito y hace que las glándulas salivales comiencen a trabajar, de paso salivando cuantas veces sea necesario; y cuando se come, ya sea sólo o como aderezo de la carne, sin duda es muy agradable al paladar, aunque la verdad sea dicha yo lo prefiero en una tortilla de comal, recién hecha.

Chile de bola, platillo suculento misanteco

Quien no ha entrado en la cocina y ha visto como brincan las pepitas del pipián en el comal al ser tostado al fuego lento en los braceros o las estufas de los hogares misantecos? quien no recuerda haber husmeado en las cazuelas cuando se asan los chilesecos y después se muelen en el metate? Hemos aspirando ese aroma picoso cuando se prepara e inunda la casa con ese característico olor inconfundible.

Besos dan ganas de darles a las cocineras cuando después de una ardua jornada laboral nos reciben con esos apetitosos olores, y en época de calor –porque no- hasta de saborear una riquísima bebida de cebada de esas dé a cuartito, bien frías, nomás por el puro gusto de festejar el acontecimiento.

Porque nadie me podrá negar que en el pueblo, el comer es motivo de fiesta, de alegrarse el alma y de festejo. Y si es chile de bola, pues mejor. Dígame usted paisano si mientras me lee no se le ha abierto el apetito y se imagina –junto al bracero, en la cocina, o robándose una tortilla recién hecha del comal- hacerse un taco de este riquísimo chile  a base de pipián.

Chile de Bola. Canal de Youtube: Arodi Orea

A quien no se le antoja tener entre los dedos una tortilla calientita en cuyo interior después de haberla enrollado, le escurra el aceitito, ese característico del chile en mención, mientras aspira a todo pulmón, uno de los olores más exquisitos y disfruta del sabor inigualable del chile de bola.

Desde el momento mismo de su preparación, usted ya empieza a disfrutarlo. En el instante en que la cocinera empieza a amasar el polvo obtenido del pipián al molerlo en el metate, y le agrega poco a poco el chile seco y lo condimenta con la sal, amasando hasta el punto de que suelte el aceite, el olor le empieza a penetrar por  la nariz y le despierta –quiérase o no- el apetito por ese suculento platillo.
El “chile de bola”, es un producto cien por ciento misanteco, y debemos sentirnos orgullosos de lo que se produce en nuestra tierra; es por ello que debemos pugnar por preservar lo nuestro y difundir la riqueza gastronómica que posee Misantla.

Ni hablar, definitivamente el “chile de bola” es único, y afortunadamente es misanteco…

¡A darle, que es chile de bola!
No peco ni soy malora, por otro chile acuñar

Y escribir “chile de bola”, en el refrán popular
Y es que dice “mole de olla”, en el texto original

Más fue la idea darle coba, a nuestro guiso local.

¡Ese chile es otra cosa, tiene un sabor sin igual.!

El grupo de emprendedores Mizantla Souvenirs y Arte Sano nos comparte su receta

 Fuentes: Nostalgia por Misantla. Vicente Mota y Orduña. Editorial S y G. 2012. y de su muro de Facebook junio de 2017

Canal de Youtube: Arodi Orea

Facebook Mizantla Souvenirs

Edición y diseño: Alan E. Meza Virues.

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.